MANIOBRA DE RAUTEK

En condiciones normales, los equipos médicos y de intervención, deben mantener a las víctimas dentro del coche accidentado hasta que se puedan movilizar con las garantías suficientes de que no sufrirán más lesiones medulares debido a una mala manipulación.
Aún así, hay casos excepcionales que nos indican que se debe sacar a la víctima cuanto antes, sopesando el balance entre el riesgo y el beneficio.
Estos casos son:
- Vehículo ardiendo.
- Vehículo a punto de caer y no poderlo asegurar.
- Paciente en parada cardiorespiratoria.

Cuando el rescatador considera que el paciente tiene que ser movido para preservar su vida, es imprescindible que también se mantenga alineado el eje cabeza-cuello-tronco.

Para ello puede utilizarse la maniobra de Rautek:
a) Liberar las piernas del herido antes que nada.
b) Pasar cuidadosamente los brazos del auxiliador bajo las axilas del herido.
c) Coger uno de los antebrazos de la víctima con una mano.
d) Sujetar fuertemente la mandíbula con la otra para extraer a la víctima del vehículo.

Esta maniobra, rápida y muy sencilla, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte. Es por ello que el mando de la operación de rescate debe habilitar desde el primer momento una vía de escape rápida aunque ésta no forme parte del plan principal por si fuera necesario practicar una extracción de emergencia. A ser posible, se genera esta vía de extracción abriendo la puerta del lado que ocupa la víctima dado que es la que posibilita mayor comodidad y garantías tanto para la víctima como para el rescatador.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

es una estricacion en caso de ser un traenseunte mas

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo, aunque también es una técnica para personal de emergencias como recurso ante una situación límite que ponga en riesgo la vida de la víctima de forma inminente.
- M.R. -

Pablo Daniel Lucero dijo...

Una técnica que no siempre es enseñada a los rescatistas. Muy buen post.

Francisco Estrella dijo...

Muy buen aporte gracias